Pueblo Chapelco: cuando elegimos cómo queremos vivir

Hay personas que cuando se levantan miran por la ventana. Alguna de estas personas, quizás inspirada por lo que ve, elige volver a ser feliz. Desayuna una fruta y un poco de cereales. Esta persona disfruta de sentirse bien. Sale de su casa con una sutil sonrisa y mantiene un vínculo respetuoso y amigable con su entorno. No sólo respetuoso del ambiente, generando lo que va a consumir, otorgándole el valor que realmente tiene lo que el entorno le da.

Hay otro entorno que es su comunidad. Sale de su casa y se encuentra con gente afín, que promueve el mismo respeto y cuidado, que se conmueve con lo mismo de ese lugar en el que eligió vivir.

Este es el tipo de vecino que podría tener cada uno de nosotros si eligiera vivir en Pueblo Chapelco. Desarrollado en un valle alto, protegido por la ladera norte del cordón Chapelco, a 10 minutos de la Vega San Martín, se extiende este refugio en la montaña rodeado de postales panorámicas y el mejor sol de la cordillera.

Detrás de un parcelado minucioso que considera las características del terreno, su relación como parte del conjunto y en algunos casos su dimensión, se manifiesta una organización armónica. Preservando el paso del arroyo Pichi Chacay, se distribuyen los lotes de poco más de mil metros cuadrados, con la decisión de privilegiar los espacios comunes y propiciar caminos, bicisendas, plazas y miradores.

Pero el proyecto es mucho más que muy buenos lotes con excelentes vistas. Es para quienes eligen una forma de vivir.

Un desarrollo así, que se presenta como novedoso en nuestro país, forma parte de una avanzada a nivel mundial apoyada por programas que reconocen a los proyectos que cumplen con los objetivos de Desarrollo Sustentable de Naciones Unidas. A través de dos profesionales que realizaron un Postgrado en Ambiente y Desarrollo Sostenible, el proyecto Pueblos fue aprobado para participar del Flourishing Laureates Prize y de la plataforma de Naciones Unidas, Aim To Florish, que buscan identificar, difundir y premiar a los emprendedores que están a la vanguardia del movimiento para un mundo sustentable.

Este es el concepto que hay detrás del proyecto que también es abierto, sin expensas y con servicios. Ofrece un novedoso sistema de calefacción centralizada (District Heating) alimentado con biomasa, generación propia de electricidad y un servicio de transporte público hasta el centro.

Vivir bien es una elección y Pueblo Chapelco es una oportunidad.